¿POR QUÉ NO AUMENTAS DE FUERZA, RESISTENCIA O MÚSCULO, CON TU ENTRENAMIENTO? (I)

Algunas veces, tu esfuerzo en el gimnasio no va acompañado de las mejoras que esperas ver en tu cuerpo o en tu rendimiento. 

Debes saber que el cerebro está programado para la conducta humana primitiva y no percibe a la actividad física como algo voluntario, sino como necesario para sobrevivir (buscar comida, construir un refugio, defenderse…)

Cuando un músculo se activa, envía señales al cerebro para evaluar si está capacitado para la actividad que está realizando. En caso de no estar capacitado, se activan los mecanismos fisiológicos necesarios para aumentar la masa, la fuerza o la resistencia muscular para así optimizar la actividad de ese músculo.

Para que luego ello sea posible, es esencial alcanzar la adecuada síntesis proteica corporal (BPS) -la reconstrucción de tus músculos-, para la que se requieren los nutrientes clave: aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales, oligoelementos y ácidos grasos esenciales.

Si uno de estos nutrientes falla, es imposible hacer que tus músculos sean más fuertes, o más grandes o más resistentes. Por eso, es fundamental garantizar que tienes la mejor nutrición y por eso, en un posterior post, te contaré por que MAP es la mejor alternativa y por qué tantos atletas y yo lo incluimos cada día en nuestra alimentación.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *