UN ROSCÓN DE REYES CASERO, CON MÁS SABOR Y MENOS CALORÍAS

Aunque vigilar las calarías sea una prioridad, no podremos escapar al compromiso de comer el popular Roscón de Reyes en estas Navidades y, por eso, mejor hacerlo en casa que comprarlo en el supermercado de la esquina.

Aquí te doy las claves para hacer un roscón sencillo y delicioso, capaz de entusiasmar a todos los miembros de la familia y, además, sin lactosa tanto en la masa, como el relleno opcional.

INGREDIENTES:

  • 500 g de harina de avena
  • 25 g de stevia granulada
  • 3 huevos ecológicos
  • 1 limón (solo para rallar su piel)
  • 1 naranja (solo para rallar su piel)
  • 50 g de mantequilla
  • 25 g de levadura fresca de panadería
  • 100 ml de leche descremada, sin lactosa
  • 1 cucharada esencia de vainilla
  • 1 cucharada agua de azahar

INGREDIENTES RELLENO (OPCIONAL):

  • Nata montar, sin lactosa
  • Canela al gusto
  • 1 cucharada esencia de vainilla

Una vez que tienes todos los ingredientes, esta es la manera de crear tu roscón:

  1. Mezcla los ingredientes:

Junta todos los ingredientes de la masa, menos la levadura, en la batidora; y deja que hagan una mezcla homogénea. Cuando esté preparada, pásalos a un bol grande, añade la levadura y empieza crear una masa consistente con tus propias manos. Este te puede llevar más de 15 minutos, pero merece la pena.

  1. Dale forma, con tus manos:

Cuando la masa ha cogido consistencia, empieza a darle forma de roscón y recuerda que su volumen se va a duplicar, por lo que es importante dejar un agujero grande en el centro para evitar perder la forma tradicional.

  1. Deja reposar y pon los detalles:

Cuando tienes el roscón, píntalo con huevo batido, usando una brocha o un pincel; y déjalo reposar 3 horas, hasta que su volumen se haya casi duplicado. En ese momento, puedes poner los detalles que te gusten (fruta escarchada, láminas de almendra, etc…).

  1. Directo al horno:

Cuando esté lista la decoración, introduce el roscón en tu horno precalentado a 180 °C. Cuando comience a dorarse es importante comprobar, con un stick de madera, que el interior está solidificado. Evita dejarlo más tiempo dentro del horno, para impedir que se queme.

  1. Rellénalo, si es tu deseo:

Una vez horneado, deja enfriar el roscón y ya estará listo para comer. Si deseas rellenarlo, hazlo con la mezcla de nata montada, canela y vainilla (puedes hasta añadir una salsa de chocolate, sin calorías) y déjalo reposar durante unas 6 horas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *