Sugerencias para estar en forma - Natalia Nazarenko

Fitness & Healthy Lifestyle.
Aquí puedes adquirir entrenamientos, dietas y mucho más.

CONTACTAR CON NATALIA

Sugerencias para estar en forma

FITNESS: PRINCESA, TODOS LOS DÍAS.

Cuando una persona quiere probar su calidad en la competición, daría todo para ser la “Reina” de su evento. Es lo que se llama “ser la Reina, un día…” Yo lo he vivido y he sacrificado muchas cosas para convertirme en ello y lograr los títulos que logré.

Ahora, retirada de la competición, sigo admirando a las atletas que entregan todo su esfuerzo para lograr el título, como mi pupila Romina Soria, campeona absoluta de Bikini Fitness en la Copa de España 2021. No obstante, he aprendido a admirar a las personas que, sin entrar en la competición, quieren ser “princesas todos los días”. Son mujeres que ya han cruzado la barrera de los ´40, los ´50 o incluso los ´60 y siguen trabajando cada día en gimnasio, cuidando su alimentación y no teniendo miedo a medirse con las mujeres jóvenes en los ´20 o los ´30 años…  

Ese tipo de mujer, como las que están en la imagen (Esther P. M. y Adela R. G), demuestran saber por qué y para qué entrenamos las mujeres. Buscamos la salud y sabernos femeninas y atractivas, conscientes de que el gimnasio y los hierros son la clave de ello.

Su mensaje, buscando ser “Princesas cada día”, es el que siempre tendremos a nuestra disposición, cuando hayamos dejado de ser “reinas por un día”.

PROBIÓTICOS: INDISPENSABLES PARA TU SALUD

Los probióticos son alimentos o suplementos que contienen microorganismos vivos destinados a mantener o mejorar las bacterias “buenas” (microbiota normal) del cuerpo. Se encuentran en varios alimentos y también están disponibles como suplementos alimenticios. Aunque sus beneficios para la salud no se han probado de manera concluyente, carecen de efectos secundarios y la mayoría de los adultos sanos pueden beneficiarse de sus efectos que incluyen hasta aliviar los síntomas del Síndrome del Intestino Irritable.

El equilibrio de los microorganismos que viven en nuestro tracto digestivo, es fundamental para la salud intestinal. Muchos procesos digestivos dependen del equilibrio de estas bacterias que, si se desequilibran, pueden producirnos trastornos gastrointestinales incómodos y que pueden ser una barrera para lograr nuestros objetivos en el área del Fitness.

Los probióticos pueden ayudar a restablecer este equilibrio. La ciencia actual considera que estos probióticos ayudan al sistema digestivo, fortaleciendo la barrera intestinal, ayudando al sistema inmunitario a eliminar las bacterias dañinas y descomponiendo los nutrientes de los alimentos que ingerimos.

LOS 10 MEJORES ALIMENTOS CON PROBIÓTICOS:

Debes distinguir entre los probióticos naturales, inherentes a los alimentos, y aquellos que se añaden artificialmente como en el caso de los suplementos nutricionales. Los alimentos probióticos naturales han pasado un proceso de fermentación natural previo y probablemente ya consumas diariamente alguno de estos alimentos sin saberlo. ¡Cada cultura tiene sus propios alimentos ricos en bacterias positivas!

Aquí te recomiendo los mejores alimentos para introducirlos en tu alimentación y empezar a notar sus beneficios y propiedades:

  1. Yogurt: Es uno de los más consumidos pero no todos valen.  Es necesario que contenga probióticos vivos y que sea natural y no haya sido pasteurizado (ya que las bacterias y microorganismos no sobreviven).
  2. Queso crudo: El queso elaborado con leche cruda, sin pasteurizar, es fuente de probióticos vivos. Como detalle, la leche de cabra u oveja es más ricas en probióticos que la de vaca.
  3. Kéfir: Típico de Ucrania (mi país natal) y de Rusia y Turquía. Es un producto lácteo fermentado por una combinación de bacterias y levaduras. Es similar al yogurt pero, con una elaboración más sencilla, tiene una mayor variedad de microorganismos.
  4. Microalgas: Es una fuente de enorme de nutrientes y probióticos. Las mejores son la espirulina, la chorella y el alga kombu, muy típica en la dieta de Japón. Se puede encontrar en polvo o deshidratada para reconstruir con agua.
  5. Chucrut: Es típico de Alemania y se elabora fermentando repollo o col blanca. Su sabor es ácido e intenso y tiene una textura muy crujiente. Es importante que no haya sido pasteurizado para poder beneficiarnos de las bacterias beneficiosas que nos proporciona.
  6. Kimchi: Original de Corea, también se elabora a través de la fermentación de vegetales, principalmente de col. Su sabor picante, debido al ajo y el pimiento que le se añade, le diferencia del chucrut. Ambos pueden incluirse en sopas y son perfectos como acompañamiento de carnes y pescados.
  7. Aceitunas y encurtidos: Muy típicos en España, cuando tomamos aceitunas, pepinillos y otros encurtidos, estamos ingiriendo levaduras y bacterias vivas que nacen en el proceso de fermentación de estos vegetales.
  8. Miso:  Japón ofrece la sopa de miso: una especie de pasta fermentada de soja, sal y koji (arroz con un hongo que produce la fermentación) originario de China. Tiene una textura densa y cremosa, con un sabor a carne (debido a la cantidad de proteínas que tiene) y un olor parecido al café. Es muy importante que la sopa no llegue a hervir para la supervivencia de los microorganismos probióticos vivos.
  9. Kombucha: También de origen japonés, es una bebida probiótica elaborada a base de té fermentado por una colonia de microorganismos llamada scoby. No tiene gluten y es vegana.
  10. Tempeh: Original de Indonesia, es un alimento procedente de la fermentación de la soja. Tiene una gran versatilidad ya que puede comerse crudo en ensaladas, salteado u horneado. Es muy utilizado en las dietas veganas, como sustitutivo de la carne.

¿ESTÁ LA EVOLUCIÓN DEL LADO DE LOS ATLETAS QUE BASAN SU ALIMENTACIÓN EN LA CARNE? ¡LAS INVESTIGACIONES APUNTAN A QUE SÍ…!

Vivimos en una sociedad perfectamente conectada donde la información circula rápidamente, pero eso no significa que sea información fidedigna. Precisamente, las ideas incorrectas, interesadas o simplemente erróneas adquieren una gran difusión que no está en consonancia con su calidad.

En este comienzo de siglo, parece haberse puesto de moda declararle la guerra al consumo de carne y promover una alimentación vegana o vegetariana, bajo el señuelo de una mejor salud. Sin embargo, si miramos hacia nuestro origen como especie humana, es fácil darse cuenta de que fuimos capaces de evolucionar y de sobrevivir, gracias a nuestra capacidad para comer de todo y, especialmente, la carne de otros animales. Ser omnívoros nos permitió adaptarnos a los cambios climáticos y a la competencia con otros depredadores, alimentándonos de lo que estaba disponible en cada momento.

Recientemente, un estudio llevado a cabo por investigadores israelíes y publicado en el “American Journal of Physical Anthropology”, sugiere un paso más en la defensa del consumo de carne, al afirmar que la dieta de nuestros antepasados de la Edad de Piedra estaba compuesta principalmente por carne de los grandes animales. Durante casi dos millones de años, fuimos carnívoros y solo la extinción de esas especies, nos obligó a aumentar gradualmente el consumo de vegetales, para sobrevivir.

Cualquier científico te dirá que el comportamiento humano cambia rápidamente, pero la evolución es lenta: nuestro cuerpo recuerda siempre su pasado. Así, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv han encontrado hasta 25 líneas de evidencias que sugieren que estamos hechos para alimentarnos de carne. Las más fáciles de comprender, son estas:

  • UN ESTÓMAGO ÁCIDO: La acidez del estómago humano es muy alta, en comparación con los omnívoros e incluso con el resto de depredadores. Producir y mantener una acidez fuerte requiere de grandes cantidades de energía, y ello es una evidencia de que nuestro estómago está hecho para el consumo de productos animales. A pesar de lo que puedan decirte los “influencer” veganos de hoy, la realidad es que una acidez fuerte te brinda una excelente protección contra las bacterias dañinas que se encuentran en la carne. Por esta razón, los humanos prehistóricos que cazaban animales grandes, cuya carne era suficiente para sobrevivir varios días, a menudo consumían carne en mal estado que contenían grandes cantidades de bacterias y, por lo tanto, necesitaban mantener un alto nivel de acidez en el estómago, para no enfermar.
  • CELULAS GRASAS DIFERENTES: En los omnívoros, la grasa se almacena en una cantidad relativamente pequeña de células grasas grandes; mientras que en los depredadores, incluidos los humanos, es al revés: tenemos una cantidad mucho mayor de células grasas pero más pequeñas.
  • UN GENOMA ORIENTADO AL CONSUMO DE GRASA Y PROTEÍNAS: Los genetistas han llegado a la conclusión de que somos claramente una especie depredadora. En los humanos se cerraron determinadas áreas del genoma para permitir una dieta rica en grasasmientras que en los chimpancés se abrieron áreas del genoma para permitir una dieta rica en glucosa (vegetales).

CONCLUSION:

Igual que lo más actual y de moda, NO es lo más correcto, tampoco quiero atacar la libertad de elección de cada persona. Que, en nuestro pasado hemos sido hipercarnivoros y, gracias a ello hemos evolucionado y sobrevivido; parece fuera de toda duda científica. Sin embargo, también es evidente que podemos sobrevivir con una dieta basada en el consumo de cereales, aunque no por ello podrías ponerte una medalla deportiva al cuello.

Mi tarea es decirte qué es lo mejor por que el rendimiento deportivo, tu espiritualidad y tu visión ideológica pueden entrar en conflicto y, la decisión final, es tu elección individual. Como dice el Dr. Ran Barkai, de la Universidad de Tel Aviv; “es difícil convencer a un vegetariano devoto de que sus antepasados no eran vegetarianos, y la gente tiende a confundir las creencias personales con la realidad científica”. ¡Por tanto, elige lo que creas más conveniente para ti!

Contacta con Natalia Nazarenko

Puedes contactar con Natalia escribiéndole a través del formulario de conectado, enviando un email a info@fitnatalia.com o a través de WhatsApp al número de teléfono +(34) 646937831.

3 + 2 = ?

Abrir chat
Consúltame